Luna blanca

Tu amor es un abismo de mil ojos
intravenosas en lo caliente
luna blanca y adictiva
intermitencias sobre mis muslos
en la prisa de mi ternura 
tambaleo cósmicamente
viscerales los besos de tu noche 
me hundo
me hundo
en tu cetro y en tu espada.  

Sos mi mayor urgencia

Sos mi mayor emoción
y mi mayor urgencia
con tu cuerpo en la oscuridad de lo imposible
quiero confesarme a tus dominios
quiero que tu cruz me inmovilice
la penitencia a la que me atrevo 
es de agua y viento
y quizá tu enigma es igual al mío
Dios tiene muchas manos
y pueden ser las nuestras. 
Fuego. Estoy bajo millones de estrellas. Discípulos, poetas, anunnakis. Versiones de uno mismo, espejos donde anclarse. Y vos, árbol, vos, pájaro, vos, piedra. Dios tiene muchas caras. Dios tiene muchas voces. Semillas esta noche. Movimiento y latido. La vida se abre en un sendero de espinas y revelaciones. De gritos y gemidos. De amores imposibles y amores que pudieron. De mi propio centro. De mi dolor y mi danza. Fuego. Fuego para purificar. 

Todos tus caminos

Veo en los ojos de tu abismo
tu corazón entre espadas
que quiebran el tiempo
que fuerzan lo absurdo
olvidás que el sol responde a la ternura 
y todos tus caminos conducen a la herida,
hablo del miedo
de la vigilancia
de las mujeres que me habitan 
y del hombre que me inventa.  

Buscamos a alguien, buscamos algo, como dice Daft Punk. El fuego necesita adherirse a la madera. El ideal persigue la chispa que el criterio le ha dado. La piel busca piel. Mientras corremos de la muerte. Sentimos miedo. Odio. Tristeza. Alegría. Vamos buscando el centro de la galaxia, esperando que las plumas nos cubran el cuerpo y que las escamas sean mansas, transparentes. Queremos multiplicar panes y perlas. Queremos parir milagro y belleza. Amar hasta enloquecer. Amanecernos eternos. Ser confidencia. Caminar la selva y el desierto, desentrañar el enigma. Queremos ser pájaros, mariposas, serpientes. Pétalos profundos, árboles que llegan a las estrellas. El cambio permanece, la incertidumbre. La confusión, la elevación, los buenos astros. Buscamos a alguien, buscamos algo.   

Carta de amor

Mis piernas. Gimen mis piernas. Pierdo mi boca y mis manos en tu piel. Reunidos como perlas. Mi cuerpo. Mi cuerpo es un cisne. Tus yemas son de verano. Siento mi vida como una fuerza incontenible. Quebradas en el fuego todas mis mujeres. Quebradas por tu filo. Tu espada. Haciendo sendero desde mi garganta hasta mi vagina. Vaivén. Hondura. Sangre y semilla. Panes y peces multiplicados. Cuenco que no se quebrará. Mi amor se parece a una selva. De pétalos y dientes profundos. De pumas y serpientes voraces. Mi amor se parece a la arena, se parece al cielo. Como es arriba es abajo. Voy directo a la generación. 
Pariendo plumas y perlas
encendida por la causa
con el pecho lleno de semilla
y las manos entre lirios
llegaré al pan
llegaré a los peces
y aunque la muerte trate de inventarme 
mi cuerpo será leído por la suerte.



La tempestad no tiene ojos
soy un hermitaño en sus primeros pasos
horizonte limpio donde un pájaro azul
nada puede herirme más que yo misma 
aprendo de la ternura que el sol descubre.

Este es mi grito

Este es mi grito 
de muñeca quebrada y llanto de cuarzo
de loca y delirante
de flor y de león
mi grito y el de todos los locos
a tus fanáticos desconocidos
a tus fotos multinacionales
a tus pasillos de hierro y televisión
a tu justicia con minúscula
a tu ciudad afiebrada
somos la reacción a tu codicia y tu hambre.

Mi luna renace
mirá en la urgencia de mis ojos
y tomá el cáliz que la noche arroja.

Cuando el templo puede oírrnos

Cuando el templo puede oírnos
mi boca nace a tu boca
mi espalda nace a tus manos
amanecidos en la confidencia y el escándalo
identidad a fuerza de besos y caricias
hilos astrológicos
flechas mortales
cisnes y perlas.

Refugio

Lo insólito en mi armadura
destrucción que precede al origen
soy un pájaro mudo bordeando tu ciudad
una ausencia que es todas las ausencias
y una herida que es todas las heridas
refugio al calor de mi espejo.

No podrán mis avaros

Una red de perlas que se miran entre sí
soles que se abren y rosas que hablan
amores posibles
discípulos y anunnakis 
lo ilimitado se descubre en cada hora
el fuego y el agua no se combaten
la sangre y la arena también son parte del amor
y no podrán mis avaros con el fulgor
y tampoco podrán mis jueces con el milagro.

Entonces

Nubes histéricas
soles estériles 
cobardes por todos lados 
reinas criminales y bufones
el amor se parece 
a un toque profundo de suerte agria
para seguir siendo quien soy tengo que consultar a la luna
llegaré lejos
llegaré alto
aprenderé a vivir con la hondura
entonces ya no importa si no estás porque te invento. 

Pero los astros

Fertilidad de luna nueva
invocación de selva y guijarro
pumas y serpientes para exorcizar
mi garganta de cuarzo quebrado,
son los avaros
son los jueces
son los jinetes,
pero los astros sabrán obligarme a florecer.

Una vez más

Misterios y resoluciones
números, letras, símbolos
mi desnudez profunda 
dioses y árboles
todas las lunas
todas mis selvas
leones y mariposas 
héroes y trovadores
por acariciarte una vez más.

Ulises Gato

Ulises rasguña
Ulises muerde
Ulises juega 
Ulises duerme
Ulises alumbra la cuesta
Ulises trepa por las fábulas
Ulises deambula entre un mundo y otro 
Ulises sugiere el enigma
Ulises enseña el principio
Ulises habita en el amor y el milagro.

  

Juan, el amador (herida y danza)

En el principio fue la ternura 
y la ternura habitó entre los hombres
simple como un guijarro
fuerte como una tempestad
habitó entre ciegos y conquistadores
entre salvos y pecadores
a veces humano, a veces divino
encontró su voz en el desierto
caminó el agua y caminó el fuego
hizo señales en el barro
moldeó el horizonte
con su palabra recreó el sol y la luna
marinero, lámpara y misterio
tomaste de esa copa 
y te volviste vida y verdad
herida y danza. 

                                               Fotograma de La última tentación de Cristo.

Selva

Camino tu selva
atravieso la intriga
y encuentro tu ciudad oculta.


El poema se cierra

Mi poema se abre a tu imagen
y mi piel nace a tu voz
decime qué tengo que ser
oración, conjuro, barro, estrella 
el poema se cierra a tu robo. 

Peligro

Letras humeantes y líneas criminales
seres bestiales en mi urgencia
la inspiración es cruel como la noche
el hombre de ojos fríos no está leyendo mi piel
poema que gime y despedaza. 

Un saludo, un afecto

Quiebra mi tiempo y espacio
con un saludo, un afecto
como si mi centro no estuviese ardiendo
como si mi selva estuviese prohibida
como si mi enigma no estuviese acechando. 

Ágil en mi cuerpo

Mi letra y mi número
mi sexo y mi castidad
mi ascensión y mi descenso
su rechazo es ágil en mi cuerpo
amantes, dioses, hambrientos
y quiero ser la fruta
y quiero ser la flecha. 

Agua y fuego para caminar

Podrías salvarme
en la conmoción se esconde el salmo
podrías vagar por la ciudad y encontrar mi tierra
puede haber lirios en lo que no se dice
puede haber dátiles en lo que no se toca
tengo la memoria y el sueño
agua y fuego para caminar
estás en mi oráculo y en mi espejo
todas mis mujeres te invocan.




                                             Lorenzo Lotto, Venus y Cupido  


Sé testigo de mi hambre

Sé testigo de mi hambre
y a tu señal avanzaré desnuda
quiero inyectarme en tu piel
quiero que atravieses el origen y encuentres mi cuerpo
puedo soplar el barro y dar vida a tus pájaros 
puedo ser el disparo y el nuevo credo.


Panes y perlas

No podrán condenarme porque ya lo hicieron
voy a vivir en los versos que escribo
voy a multiplicar panes y perlas
abro las puertas de mi encierro
los locos, los hambrientos y los animales me habitan 
quiero que la selva se derrame sobre mí, sobre todo
quiero la mirada clara de la joven que no pudo más
quiero que la zarza ardiente anuncie el final de la peste
quiero que nunca más la Tierra grite
como he gritado 
con cada una 
de mis mujeres.

Alba

Conocí la inocencia con la que veías el mundo
y conocí tu dolor
imagino que andarás rumbeando
con esa mirada clara
ahora no hay más espadas
sos liviana sobre el tiempo
sobre nosotros
con tu risa de nube y estrella
con tu abrazo de niña y mujer
sos constelación 
cálida y brillante
imagino que andarás rumbeando 
musical y nueva 
hasta la próxima, compañera
en ésta o en la próxima
por siempre amanecer. 


Se despliega la noche fértil

A través de mis pupilas
se despliega la noche fértil
letras que buscan piel
números que intentan el misterio
un lobo y un perro me nombran
una serpiente mordiéndose la cola
al filo de la torre
busco la luna y la luna me encuentra
es tiempo de rasgar el velo, dice
sembrar ternura en el proverbio
crear un nuevo evangelio
persistente, femenino
en el estanque se descubren la perla y el cangrejo
y no hay nada silenciado
y no hay nada impuro
en mi noche fértil.





Mi Luna cae

Mi Luna cae 
no tengo más fronteras 
de mi piel, de mi espalda
de la hondura que él nunca sabrá
de lo que podré robar fugazmente
y lo que nunca llevará nombre
mi luna cae entre copas y espadas 
ángeles y águilas que anuncian sólo para mí
siglos de silencio en cada parpadeo
mientras encuentro en sus ojos mi horizonte y vertical . 






De mi espalda

No vas a saber
quiénes son mis amigos
ni las fotos que guardo
No vas a saber de mis insomnios
de mis cigarrillos eternos
de mi portaligas negro
No vas a saber de mis revelaciones 
de mis hallazgos filosóficos
de mis cuentos
No vas a saber de mis anécdotas
de mis locuras
de mis sueños
Ni siquiera vas a saber
ni siquiera vas a enterarte nunca
el número exacto de lunares
que tengo en la espalda.



(2007)

María Magdalena

Heredaremos el Reino
ninguna piedra puede lastimarme
como su pan y bebo su vino 
mi carne vuelve al barro 
mi alma otra vez es del fuego
el tiempo se abre, se abren los peligros
Jesús, suerte y territorio
te veo caminar sobre el agua 
Jesús, misterio donde enredarme
pescador de hombres
maza y néctar
te das siendo verano 
y yo me entrego nueva. 




Serie blanca

Todas las puertas y los incendios son de él
y aunque no pueda trepar su torre
profeta y marinero
sé que mi letra dispara a su tesoro.

…………………………………………………......................................

Crece el verano en mi silencio.

.............................................................................


Sin la geografía de su aliento
lo veo y soy vista desde el fuego
caminando sobre llamas 
abriendo atajos ardientes
juramentos que flamean
aliados de arco y flecha.

Tratando de llegar al centro.

..................................................................................................

En el jardín universal
de costilla a costilla 
de piel a piel
volviéndonos serpiente.

Lo oculto en el estanque

Mientras Dios juega a dividirse
vengo a quebrarme
y no puedo saber las señales
y no puedo cerrar mis cajones
veo lo oculto en el estanque
luna frágil, atada al hierro
lobos que conjuran mis fábulas
hombres que clausuran mi historia.

Jesús Misericordioso

Tengo la sombra
el grito circular
agua sobre fuego
quiero el enigma
el pecho abierto a la gracia
rayos para exorcizar mis mujeres
quiero el pan que me libere 
y el vino que me transforme
para convertirme en nardo. 




En la dimensión de mi moda

En la dimensión de mi moda
su inyección es inmortal
hay tanto más para decir
hay tanto más para buscar
mis cartas leen la copa 
él es mi drama 
mi buena nueva
el cetro arde en su dirección. 

A pasos cortos

Hacia él
a pasos cortos
inseguros
como un zorro sobre el hielo
sin principio ni fin
y tengo que seguir
y apenas puedo ver
se quiebra debajo de mí
se quiebra sobre mí
caen los cerrojos, las torres
se descubre el fuego.



Cristo de Caná

Entre estatuas de sal
esqueletos y jinetes
mi espejo lee el peligro
creo en el Dios de los pobres
en el Cristo de Caná
pido el antídoto y la llave
el pan que cauteriza
vino para defender mis bosques
en cada costado un manantial
palabras de Sol y de Luna
mi Cristo ríe
mi Cristo baila.








Quizá estoy cerca

La noche trae un diamante quebrado
espadas que cierran el tiempo
copas huérfanas, emocionales
sombras entre polvo
leo mi estrella herida
y encuentro el velo que podré rasgar
detrás, el viento recita los misterios
quizá estoy cerca 
del Nombre y la semejanza
el pacto y la resurrección. 

No sabrás quiénes son mis mujeres

No sabrás quiénes son mis mujeres
no leerás mi constelación
no tendrás mi estrella
no contarás mi luna
no dispersarás la sombra
no traerás el diamante ni la rosa
no levantarás la copa.

Job

Entero a tu Nombre
el fuego y el filo quebraron mi suerte
mil llagas sobre mi cuerpo
rasgué mi vestido y escondí mi rostro
abracé tu justicia
me encontré grande en mi grito
firme en el polvo y la ceniza
huérfano entre sombras 
declaré mi lamento y mi pureza
reprendido y alertado por los hombres
fui ciego sin saberlo
hasta que el torbellino
Señor del firmamento
de las aguas y de la tierra
vives donde la luz
tu voz en el trueno
tu ternura en las flores
lluvia y viento para esparcir tu gracia
Palabra de plata y oro
corazón de lo grande y lo pequeño
tus caminos son sabiduría 
soy humilde a tu gloria, mi Dios
había oído de ti
pero ahora te veo.